El Visual Thinking en el ámbito educativo

El Visual Thinking en el ámbito educativo

Conecta13 Expandido

En la era digital vivimos una época en la que la experiencia visual es una de las principales formas de acercamiento al saber. Estamos rodeados de pantallas, inundados de fotografías, gráficos, iconos, etc., pero en la escuela de las competencias y las alfabetizaciones múltiples, la lectura y creación de imágenes ha sido relegada a un segundo plano obviando, entre otras cosas, el potencial que éstas tienen no solo como instrumento de comunicación sino como herramienta de aprendizaje.

Es en este ámbito donde, a principios de esta década, docentes como Lara Romero, Dacil González y Pep Hernández apuestan por el poder de la imagen en el proceso de aprendizaje y realizan una serie de experiencias en las que proponen la incorporación del Visual Thinking a las actividades del aula. Aunque el movimiento es incipiente, ya en el curso 2012-2013 comienza a generarse cierto movimiento en torno al uso de la herramienta en el ámbito docente.

No es hasta el curso 2015-2016 el proyecto colaborativo No me cuentes historias… ¡Dibújamelas! coordinado por Ramón Besonías y una servidora, da un paso más en esta dirección retando a la comunidad docente más activa en las redes sociales a conformarse como una comunidad de aprendizaje en torno al Visual Thinking. El proyecto, cuyo primer espacio de encuentro suma en torno a las 300 entradas que narran las experiencias con la herramienta por parte de más de 120 docentes, recibe más de 130.000 visitas en un año escaso de vida. En noviembre del 2017, coincidiendo con el primer aniversario del proyecto, el equipo de coordinación se amplía, incorporándose al mismo Clara Cordero, Dolores Ojeda, Rocío Copete y Ana Mangas. De cara a la nueva etapa se abre un nuevo espacio más visual, pero el objetivo de introducir la herramienta en el aula y a compartir experiencias y aprendizajes docentes se mantiene. Hoy en día, el proyecto agrupa en su grupo de Facebook a un colectivo amplio de más de 1500 docentes de diferentes partes del mundo, y el hashtag #dibújamelas es ampliamente utilizado tanto en Twitter como en Instagram por la comunidad docente interesada en el uso del Visual Thinking en el aula.

Este mismo curso surge #VTFOL un proyecto promovido por un grupo de docentes y alumnos comprometidos y convencidos con el potencial del Visual Thinking como herramienta para la interiorización de conceptos y valores propios del ámbito social en un entorno lúdico.

Este curso 2016-2017 ha sido importante para el conocimiento del Visual Thinking. Muchos de los docentes que desde un planteamiento de investigación-acción han incorporado la herramienta a su trabajo en el aula han compartido sus experiencias en internet lo que ha generado un efecto contagio y multiplicado la demanda de acciones formativas centradas en el Visual Thinking. Los artículos sobre el tema publicados en las redes sociales han puesto a la herramienta en un primer plano y muchos profesionales del la facilitación gráfica centrados en su uso en la empresa han empezado a incursionar en el ámbito educativo, ofreciendo talleres y cursos tanto virtuales como online.

En este ambiente tan propicio para la incorporación de la herramienta a la práctica docente, el 3 de mayo dará inicio la primera edición del MOOC “Visual Thinking en Educación” que esperamos termine por consolidad la incorporación de una herramienta de nombre novedoso pero que en realidad ha sido utilizada por numerosas generaciones de docentes y estudiantes que ya habían descubierto que “dibujar supone pensar dos veces”


ERShPdjA_400x400Garbiñe Larralde es Licenciada en Bellas Artes, profesora de bachillerato y coordinadora TIC en el Colegio Jesús María de Bilbao. Formadora de docentes en el ámbito de las narrativas visuales, dinamizadora del MOOC Uso Educativo de la narración digital del INTEF, diseñadora de contenidos online y autora del MOOCVisual Thinking en educación del INTEF.

“Enredante” y “aprendedora”, centrada en la investigación del uso del Pensamiento Visual en el aula, interesada en la confluencia del arte, la narrativa visual y la competencia digital en educación. Coordinadora del proyecto colaborativo No me cuentes historias… ¡Dibújamelas!. Recoge en el blog Enredar y aprender sus experiencias formativas y reflexiones. En Twitter es @garbinelarralde.

 

¿Un libro de frikadas para trabajar en la escuela? Parte 2 de 2.

¿Un libro de frikadas para trabajar en la escuela? Parte 2 de 2.

Conecta13 Expandido

En mi anterior entrada para Conecta 13, además de compartir alguna experiencia didáctica usando frikadas como centro de interés, exponía cómo nació mi blog de autoayuda y posteriormente mi primer libro: “Aprender de la ficción: los apuntes del joven padawan”. Para refrescar la memoria (o para picar la curiosidad a quien no haya leído la entrada anterior), recordaré que en este particular libro pretendía compartir una idea basada en que si se presta una especial atención al leer comics, ver películas y series de televisión, o al jugar a videojuegos, se puede extraer una serie de mensajes que aplicar a la propia vida, y de esta forma, desarrollar la inteligencia emocional.

Partiendo de estas ideas, y casi sin darme cuenta, tuve que hacer sonar el cuerno de Gondor para terminar la entrada y emplazarnos a este momento, donde intento retomar “el hilo argumental” que quedó abierto dejando muchas cuestiones sin resolver, como nos pasó viendo “El Señor de los Anillos: la comunidad del anillo”, antes de continuar con “Las dos torres”. Para no enrollarme demasiado, citaré casi textualmente cómo terminaba mi anterior entrada y así poder retomar la idea planteada justo donde la dejé:

“… aunque en principio no concebí #JovenPadawan con fines educativos, al comprobar que cada vez eran más los chicos y chicas en edad escolar que iban adquiriendo #JovenPadawan, llegué a plantearme la siguiente siguiente cuestión:

ciertamente, mi libro es más o menos para todos los públicos, pero… ¿cómo lo podría trabajar en la escuela?”

La primera respuesta llegó una tarde cualquiera en el IES Sierra de Yeguas, uno de mis centros de referencia en el que hace años que funcionan como Comunidad de Aprendizaje. Allí, se me ocurrió que quizá, una primera forma de comenzar podría ser realizando “tertulias dialógicas“. Siguiendo esta estrategia metodológica, antes de cada sesión, padres, madres, docentes y alumnado harían una lectura de alguno de los pasajes del libro y subrayarían aquello que les llamara la atención para después, en la tertulia propiamente dicha, compartieran las diferentes ideas e interpretaciones generándose debates constructivos sobre los aspectos que trata cada uno de los pasajes. Por ello, hice un listado con algunos pasajes que podrían no encajar demasiado en la edad escolar y los dejé a disposición de quien estuviera interesado en trabajar con el resto del libro. Tiempo después llegó a mis oídos que un grupo de trabajo de la zona del Guadalhorce había incorporado a su proyecto el uso de los pasajes de “Los apuntes del joven padawan”, por lo que parecía que la cosa, aunque tranquila, se iba expandiendo.

Mientras tanto, mi esposa y yo creamos un pequeño proyecto al que llamamos “Ciudadanía Súper” para hacer la programación de Educación para la Ciudadanía en quinto de primaria. En él, intentamos trabajar todos los criterios e indicadores expresados en el decreto a través de superhéroes y obras de ficción que consideramos podrían interesar a este alumnado.De los “mini-proyectos” correspondientes a las ocho unidades didácticas podríamos destacar una dinámica de reflexión sobre los atentados de París de 2015 que tenía como eje central una especie de juego de “elige tu propia aventura” (como en los antiguos libros de “Timun Mas”) inspirada en la “Saga Pain” de “Naruto Shippuden”. En él había que tomar decisiones por equipos y según la elección, la trama de la historia presentada avanzaba hacia un lugar u otro.

En otro de los mini-proyectos de “Ciudadanía Súper”, #JovenPadawan tuvo un protagonismo más explícito como centro de interés, y para el trabajo sobre la riqueza de la diversidad cultural, construimos la tarea competencial a partir del pasaje “Los arqueros de Arboria”. En esta ocasión, usamos como referencia las diferentes razas del universo de Flash Gordon, y además, trabajamos aspectos derivados del pasaje como las inseguridades o las posibles lecturas que pueden hacerse de la envidia.

La verdad es que cuando relato estas experiencias pienso que cada una de ellas necesitaría un post específico para explicar concretamente qué hicimos. Sin embargo, la naturaleza de esta entrada me anima a ser breve y expositivo para abrir boca, y si alguien estuviera interesado no tendría más que ponerse en contacto conmigo. (Ya sabes 😉

Hacer dibujos, representaciones, mini-juegos de rol en vivo, debates, tertulias dialógicas o audiovisuales, grupos interactivos creados para hacer productos específicos, audiocuentos, reflexiones en vídeo… prácticamente cualquier tipo de actividad o tarea se puede construir alrededor de los centros de interés que son tanto los personajes como las moralejas de cada uno de los pasajes de “Los apuntes del joven padawan”. Puede utilizarse como lectura ociosa, como trabajo de ampliación, como contenido específico, en Ciudadanía, en la alternativa a Religión, como centro de interés, para el desarrollo personal, como apoyo para trabajar conflictos o situaciones que hayan surgido en la rutina diaria y para un larguísimo etcétera. Por todo, podría decir que sería la propia creatividad (o la capacidad de conectar con las personas que nos podrían ayudar a desarrollarla) la que determine qué podemos hacer con este libro tan particular.

Llegados a este punto, podrás pensar que tengo carrete para rato y que como no me ponga freno me puede salir un “post” del estilo de “El Silmarillion”, así que para ir terminando compartiré que en esta añoranza del trabajo directo en las aulas hay una idea que me motiva y llena de una especial ilusión:

pensar que aunque ha pasado mucho tiempo sin ver a mis pequeños/as ninjas del Prácticas Número 1, seguimos compartiendo pasiones que nos conectan y que realmente se puede aprender mucho de ellas. Y… ¿quién sabe? Lo mismo llega el día en que alguien en su Instituto o en cualquier otro foro les recomiende leer un libro con el que poder aprender a afrontar ciertas dificultades de la vida y encuentren que se basa en unas frikadas que un día dieron vida a su fantástico grupo de segundo de Educación Primaria.

Continue reading

¡Felices Fiestas y reto #XmasC13!

¡Felices Fiestas y reto #XmasC13!

Conecta13 Expandido Noticias

¿Recordáis que hace unos días anunciamos el reto #XmasC13? Os animábamos a compartir vuestra experiencias durante este año con Conecta13. Además, comentamos que la persona cuyo tweet consiguiera más RT recibiría (en la comodidad de su casa :) dos obsequios:

  • Una caja de mantecados artesanos de Laroles (Granada).
  • Una camicita de Conecta13.

Pues bien, pese a haber estado muy reñido (¡Sofía y Chema, casi lo conseguís!), la persona que se alza con el premio es…

¡@Carmenca!

Ganadora XmasC13

Nosotros muy agradecidos por compartir camino, aprendizajes y risas contigo. Al igual que con todos los que habéis tenido la generosidad de dedicarnos una minutos. PLE, ABP, artefactos digitales, MOOC, Innovación del sector público, experiencias… todo esto y más habéis compartido con vuestros tweets, y lo que es más importante, palabras como ILUSIÓN, PROYECTOS, AMISTAD, HUMOR que esperamos nos acompañen también el próximo año.

 

c13feliznavidad-001

#XmasC13: ¡Contamos contigo!

#XmasC13: ¡Contamos contigo!

Conecta13 Expandido Noticias

Como os adelantábamos a finales de julio, afortunadamente 2016 ha venido cargado de proyectos que nos permiten aprender con diversos equipos de trabajo. El hecho de continuar ampliando la red de personas colaboradoras (Conecta13 Expandido) nos enriquece cada día, y nos sentimos realmente agradecidos, ¡la familia C13, crece!

#XmasC13

Diciembre es un mes que anima a la reflexión sobre todo lo aprendido durante el año, y lo más importante, también revela los “necesita mejorar” y los “hay que seguir avanzando”. Pensamos que quién mejor que tú pude ayudarnos en este proceso. Te proponemos para ello un reto: ¿Te animas a publicar un tuit con lo que has aprendido o descubierto con C13 este año? La etiqueta con la que deberás publicarlo en Twitter es: #XmasC13.

Una entrada en el blog, una experiencia compartida, un canvas, un taller en el que hayamos coincidido, una cita del viernes… Cualquier detalle, noticia o encuentro que te haya resultado interesante. ¡Seguro que nos sorprendes!

Dispones desde hoy día 15 de diciembre hasta el día 21 (incluido) para publicarlo, siendo el  próximo día 23 de diciembre cuando proclamemos ganador o ganadora a la persona que más RT (retuit) haya conseguido.

¿Hay premio?

Además de nuestro más sincero agradecimiento, la persona ganadora recibirá desde la comodidad de su casa dos obsequios en el nombre de Conecta13: 

Una caja de mantecados típicos de Laroles, en Granada (el equipo de C13 al completo le otorga el sello de calidad suprema):

mantecados-laroles

 

y una de nuestras queridas camicitas (se recomienda solicitar una talla más de la habitual ;-)))

 

camicitas

 

Si no te sientes con inspiración para tuitear, no te preocupes, significa que tenemos que seguir trabajando para que en el próximo 2017 tú también te sientas parte de Conecta13.

¡Deseando descubrir esos tuits!

Imagen de cabecera: URL. Autora:Daria-Yakovevla. Pixabay. CC0 Public Domain.
Liderar hoy un centro educativo

Liderar hoy un centro educativo

Conecta13 Expandido

Ayer mismo me sentaba a escribir una charla para la Universidad de Almería sobre innovación educativa y el Aprendizaje Basado en Proyectos, desde la perspectiva de la dirección de un centro. Crear un texto escrito es difícil o quizás sea muy fácil, si sólo fluye un pensamiento ordenado a través de un bolígrafo que dibuja sobre un papel, ideas que salen del corazón, como las que vais a leer.

Mirar con el corazón un centro es inspirador. Diego Ojeda en un post nos hablaba de pedagogías activas y de metodologías pedagógicas innovadoras de… ¿principios del siglo XVI? donde ya se  habla del “aprender haciendo”,  del que hoy llamamos Aprendizaje Basado en Proyectos y consideramos como innovación pedagógica.

Hace tres cursos nos calzamos nuestras mochilas personales para buscar un centro del siglo XXI. Ahora nos encontramos en una micro sociedad escolar que sabemos debe estar abierta al entorno social que nos rodea y debe ser parte de él. Agradezco y recuerdo con mucho cariño, las palabras de Fernando Trujillo, en Centros Finlandia en Andalucía: búsqueda de #NuevosModelosEducativos  que tanto me ayudan a mirar adelante.

El crecimiento personal y profesional del equipo docente del CEIP Clara Campoamor está basado en aprender junt@s, en creer en lo que hacemos y en saber que una escuela diferente de nuestro siglo SI es posible, por ello,  el liderazgo que nos caracteriza está abanderado por el respeto, la igualdad, la coeducación, la tolerancia, la solidaridad, el espíritu crítico y democrático, la escucha, el diálogo y la creatividad, partiendo de un alumnado feliz.

En la escuela debemos SENTIR.

Para ello, entre tod@s hemos escrito nuestro proyecto educativo, vivo y cambiante, basado en el ABP, para que los niños y niñas sientan y vivan la emoción de aprender.

Una comunidad educativa que genera cultura de centro, dónde el grado de pertenencia debe ir alimentándose de confianza, de consenso de planteamientos y creando una participación activa eficaz y real de todas y todos sus miembros.

Hoy son las 9:00 de la mañana, se escucha la música colarse por los pasillos del Clara Campoamor y siento un nerviosismo que me emociona diariamente, al decir buenos días en la entrada del centro a esa comunidad educativa que entra como un tsunami. Habéis leído bien, Sí, entramos y salimos del centro, de las aulas, con música conocida por la comunidad y trabajada por el alumnado.

Entran a un espacio más de su localidad, de su zona  confort.

Recorro los pasillos del centro, huele a ciencia y la magia está instalada en las aulas como algo importante que aprender; entro en las aulas  y el alumnado ni percibe que llegas porque están concentrados en su “hacer”, trucos de magia, que después ofrecerán a su público (aulas tutorizadas) eligen las acciones, las palabras que decir, las emociones que transmitir…sus sonrisas y sus miradas son la mejor de las evaluaciones.

Voy al aula de psicomotricidad y los Robots programados por los más expertos en robótica, están dejando boquiabiertos y admirados a los más pequeños, junto a una línea del tiempo de los inventos trabajada por el alumnado de infantil o de mujeres de ciencia y magia desarrollada por el alumnado de primaria.

Bajo a la biblioteca y una exposición de libros de ciencia llama mi atención, cuando unos aplausos despiertan mi curiosidad en la sala de usos múltiples, un mago experto en trucos y en pompas de jabón, genera esa expectación y admiración.

Al abrir las aulas de los ciclos superiores parece increíble sus destrezas manuales y su pensamiento espacial a la hora de  construir cuerpos geométricos con geoflexia, acompañados por un profesor de la universidad incrédulo de sus competencias y la papiroflexia hace magia en las manos de los niños y niñas de infantil, convirtiendo el papel en figuras de animales, guiados por las alumnas de prácticas de la Universidad que se han hecho imprescindibles en las aulas del centro.

img-sofia_deza_1

Me cruzo en el pasillo con un grupo de niños y niñas de 5º, pertenecientes al club de astronomía, emocionados por el éxito que están teniendo sus exposiciones orales sobre el espacio, en las aulas de sus compañeros y compañeras de otros cursos.

Voy camino al despacho y en el aula de audiovisuales, están manipulando la luz del sol con un caleidoscopio construido por ellos/as, trucos de ilusiones ópticas, juegan con los colores y aparece el arcoiris.

Vuelven de la visita a la biblioteca municipal los cursos de 3º de Primaria. Todos los años nos invitan a un emocionante recorrido por la literatura, esta vez les ha tocado a los comics. Vienen felices contándose sus peripecias con Zipi y Zape y lo que han escrito en los bocadillos de las viñetas, “Sofía, Isabel (la bibliotecaria) nos ha dicho que cómo se nota que se ha trabajado con estos niños y niñas los comics, se sabían casi todos los personajes y que frases más ricas han escrito en los bocadillos”, percibo en la voz de las maestras, el orgullo y la satisfacción del fruto de su trabajo.

Por fin llego al despacho, a mi cueva, como yo lo nombro, me siento en la silla, respiro hondo y me digo a mí misma, en mi cole yo SIENTO, siento ese sueño y lo siento de colores.

Los productos finales, del proyecto ¿Ciencia o magia? Quedarán expuestos en el centro, para que toda la comunidad educativa pueda disfrutar de ella, no sólo en las jornadas de puertas abiertas de final de trimestre, sino todo el curso.

Hoy no siento añoranza por una tutoría, hoy me siento orgullosa de trabajar en el centro del siglo XXI que soñé y al que me apasiona venir a trabajar.

Y mañana…..


perfil-2sofiaSofía Deza maestra de vocación de Educación Infantil y actualmente maestra de apoyo en Educación Primaria que compagina con la función de directora del Centro público de nueva creación Clara Campoamor (2013/14), dispuesta a escuchar a la comunidad educativa sobre todo a sus niños y niñas, encaminada hacia una escuela del siglo XXI, cimentada en valores democráticos, en aprender haciendo, en cooperación con los demás y abierta a una sociedad actual, creativa basada en el respeto y la equidad.

¿Un libro de frikadas para trabajar en la escuela? Parte 1 de 2

¿Un libro de frikadas para trabajar en la escuela? Parte 1 de 2

Conecta13 Expandido

Cuando echo la vista atrás, veo que han pasado ya seis años y pico desde que dejara a “mis pequeños/as ninjas” del CEIP “Prácticas Número 1” para trabajar en el CEP de Antequera. Ahora, recuerdo con mucha añoranza aquellos días y cómo  le daba vueltas a la cabeza para motivar a un grupo de niños y niñas muy heterogéneo, en un centro que me presentó dificultades con las que nunca antes me había encontrado. De aquel quebradero de coco surgió trabajar las diferentes áreas curriculares a través de un anime, y considerando que las primeras aventuras de Naruto lo sitúan como alumno en una escuela de ninjas, el elegido fue el simpático personaje rubio de pelo-pincho. Así, a través de problemas de Matemáticas sobre el número de jutsus que sabía cada uno de los personajes (algo así como “hechizos de magia”), con dibujos, pequeñas representaciones y rol-playing que ayudaban a visualizar aquellos que eran más difíciles, dictados sobre sus historias y otras estrategias, conseguíamos divertirnos a la vez que aprendíamos contenidos de Lengua, Matemáticas, Artística y Conocimiento del Medio (se llamaba así en aquel momento) e íbamos desarrollando algunas competencias.

02-segundo_09_10_narutoA aquello que hacíamos había quien lo llamaba “centro de interés”, y más tarde, cuando escuché hablar del “aprendizaje basado en proyectos” pude comprobar que también se parecía mucho a lo que hacía con mis fieras. La verdad es que podría pararme a pensar cómo llamar a aquellas estrategias y ubicar rápidamente a los lectores, pero es probable que concretara más de lo necesario unas pautas de actuación, que dicho sea de paso, eran muy libres, globales y adaptativas. Así que en lugar de ponerme teórico prefiero sacar algunas conclusiones y seguir escribiendo el post, y entre ellas, las principales que puedo extraer son: que necesito divertirme trabajando, que soy muy friki, y que ambas cosas me ayudan a extraer lo mejor de mi alumnado y unirme a él.

Sin embargo, como ya he comentado, terminé separándome de ellos/as para aventurarme en el CEP. Fue entonces cuando empecé a desarrollar un nuevo proyecto que aunaba mi formación y creciente interés por la Inteligencia Emocional con el mundo de la ficción que poco tiempo atrás me había permitido disfrutar aprendiendo con mi alumnado.

Así fue como nació mi blog de autoayuda y posteriormente mi primer libro: “Aprender de la ficción: los apuntes del joven padawan”. En este particular libro pretendía (y sigo pretendiendo) compartir que si se presta una especial atención al leer comics, ver películas y series de televisión, o al jugar a videojuegos, se puede extraer una serie de mensajes que aplicar a la propia vida, y de esta forma, desarrollar la inteligencia emocional.

Cuando se me ocurrió esta idea “alocada” de dar forma a mi propio aprendizaje en Psicología Social a través de la creación de un blog/libro, he de reconocer que no se me pasó por la cabeza usarlo con fines didácticos y/o educativos. A pesar de ello, hubo dos momentos que me hicieron comenzar a plantearme esa posibilidad.

La primera de ellas surgió justo al día siguiente de la presentación, cuando recibí la llamada de una librería de la Estación de Cártama para pedir varios ejemplares a raíz de que una adolescente llegara preguntando muy interesada (gracias, Isa). Poco después averigüé que la chica era alumna del IES “Cartima”, por lo que muy seguramente Rosa Liarte y José María Ruíz tuvieron algo que ver.

El segundo momento llegó cuando Antonio Bandera, el educador holístico, me comentó una anécdota vivida ese mismo verano: mientras trabajaba como voluntario en un campamento de trabajo emocional, un chico muy especial e inteligente (de unos trece años) le comentaba que no terminaba de encajar fuera de ese tipo de entorno y que se sentía muy diferente a sus compañeros/as de Instituto. Entre otras cosas le confesó que le llamaban despectivamente “friki”. En ese momento, Antonio le comentó que no solo había mucha gente como él y que el tema de ser friki hacía tiempo que está de moda, sino que además, un amigo suyo (es decir, yo) acababa de escribir un libro que le podría venir muy bien. Para sorpresa del chaval, cuando tuvo el libro friki en sus manos, comprobó que se apoyaba en muchos de los personajes con los que él disfrutaba leyendo (como es el caso de Light Yagami de “Death Note”). Según cuenta nuestro compañero, el chico se sumergió en las páginas de #JovenPadawan y poco a poco su percepción de la realidad fue adquiriendo una perspectiva más serena y constructiva.

En esos primeros días de vida de #JovenPadawan, pude comprobar en las redes que cada vez eran más los chicos y chicas en edad escolar (tanto de primaria como de secundaria) que iban adquiriendo el libro, por lo que me planteé lo siguiente:

ciertamente, mi libro es más o menos para todos los públicos, pero… ¿cómo lo podría trabajar en la escuela?

Para responder a esta pregunta recordaré que cuando vimos “El Señor de los Anillos: La comunidad del anillo”, muy poco después de que sonara el cuerno de Gondor, la película llegó a su fin dejando a muchos seguidores de la saga completamente expectantes y con muchas ganas de más. Por ello, si quieres conocer la respuesta y leer cómo vuelvo a conectar con mis pequeños/as ninjas del Prácticas Número 1, te animo a que leas mi próxima entrada en el Universo Expandido de Conecta 13.

¡Que La Fuerza os acompañe!

Continue reading

El currículum está ahí fuera

El currículum está ahí fuera

Conecta13 Expandido

Desde mi vuelta al aula tras mi paso por el Centro del Profesorado de Antequera, tenía la intención de poner en práctica una serie de ideas que consideraba debían ser el eje de mi práctica docente.

  • Por una parte la idea de Néstor Alonso @potachov  “La editorial somos nosotros” que lanzaba hace unos años en las jornadas de buenas prácticas con TIC.
  • Otra idea surgió de una distendida charla con @pacoxxi@jlcastilloch y @pekechis en la plaza de mi pueblo en la que hablábamos sobre la idea de que el alumno aprendiera en la calle y de lo que le rodea.
  • El uso del ABP como metodología, (la mejor manera de aprender algo es haciéndolo)
  •  Intentar mejorar nuestro entorno  en la medida de nuestras posibilidades, por lo que nuestros proyectos en muchos casos llevan también implícita una buena carga de aprendizaje-servicio.
  • Las TIC también debían jugar un papel importante en el mismo, aunque no son tiempos fáciles para esto, como decía Lola Urbano en una entrevista hace poco estamos en el tiempo de las TIC pero sin TIC, por lo que optamos por introducir el BYOD como metodología de uso de la mismas, donde todos aportamos lo que tenemos y lo compartimos.

Estos son los pilares de nuestro trabajo, con los que debemos comenzar a construir  nuestro “curriculum” el que verdaderamente necesitamos para desenvolvernos en nuestro entorno, vinculado a nuestra realidad.

30233028843_7b6a452bf4_zPara esto, durante estos tres últimos años en el CEIP San Sebastián de Archidona, hemos  intentado conocer algunas cosas sobre  economía  y para ello hemos creado nuestra propia empresa @architec3d que ofrece artículos de publicidad personalizados, realizados con impresión 3D  (gracias a los consejos de nuestro amigo @diegogg estamos introduciendo la cultura maker también como parte de nuestros proyectos) y que además ha realizado una app a modo de directorio local de empresas.

Conocer nuestra historia a través de los monumentos o yacimientos arqueológicos de nuestro alrededor, y hacerlos visibles a través de un blog y de la aplicación Geoaumentaty en forma de  guía de nuestra localidad. Investigar sobre los aperos de labranza y las labores del campo, realizar un estudio sobre los servicios públicos, (con su correspondiente informe que fue presentado como sugerencia al  ayuntamiento) han sido otros de los proyectos realizados.

Pero sin duda, el proyecto que más estamos disfrutando y que nos tiene “enganchados” es el que hemos realizado sobre uno de los parajes naturales de nuestra localidad “La Hoz de Marín”. Con este proyecto hemos tratado de poner en valor uno de los parajes más bellos y desconocidos de nuestra localidad al mismo tiempo que tomamos conciencia sobre la necesidad de conservar nuestro patrimonio natural. Con este trabajo, además de conocer las especies animales y vegetales que habitan en el mismo, hemos posibilitado que pueda ser visitado  virtualmente gracias al uso de Realidad Inmersiva, (gracias @manolitotic por tus consejos) o que las personas que lo visiten puedan conocerlo mejor gracias a la señalización que con Códigos QR hemos realizado de las principales especies vegetales del mismo.

Aunque no hemos entrado en profundidad en el análisis de los distintos proyectos, ni hemos hablado del desarrollo de aspectos sociales y emocionales que hay en los mismos (cooperación, trabajo en equipo, toma de decisiones, consensos,…) éstos nos han permitido centrarnos en lo esencial de esa propuesta general (y por extensa inabarcable) que es el “curriculum oficial” y contextualizarlo en función de las necesidades reales de nuestro alumnado. Este trabajo basado en  el desarrollo de las competencias de nuestro alumnado, en estrecha relación con el entorno, ha permitido que nuestro alumnado conozca, valore y respete el mismo, haciéndonos ver que el “curriculum” está ahí fuera, rodeando nuestros centros y nuestras aulas, tan sólo necesitamos abrir las puertas y salir a buscarlo.


bjryrn3n-1

Eusebio Córdoba, maestro especialista en Educación Física, actualmente maestro de primaria y director del CEIP San Sebastián de Archidona (Málaga), en el que está embarcado con su alumnado en diversos proyectos de emprendimiento, así como la introducción de las tecnologías móviles (mlearning) y la utilización de metodologías activas en el aula, como el ABP o el aprendizaje-servicio.

Ecología de aprendizaje en pro de lo dialógico

Ecología de aprendizaje en pro de lo dialógico

Conecta13 Expandido Talleres

Ya decía César Coll que “la educación en la escuela es solo una forma de educación” y a eso vengo hoy a referirme cuando os cuente mi experiencia como docente que se mueve más en ámbitos informales de enseñanza que en los restringidos a un aula escolar. Porque los espacios de aprendizajes son múltiples, porque el aprendizaje va más allá de adquirirse en  un recinto físico cerrado.

Directamente relacionado con la ecología del aprendizaje,  que supone una democratización en la jerarquía al uso tradicional de docentes y discentes, nos encontramos con que el mayor poder educativo está en lo dialógico.

Poner al mismo nivel a todos para compartir, debatir experiencias, para darles voz y poder y permitirles participar y crecer en una comunidad que genera por sí misma conocimiento, que analiza críticamente cada palabra que pronuncia, cada imagen que expone, cada herramienta o artefacto digital que produce y que logra una implicación real y profunda en la materia que se trata.

Esto es lo que he intentado llevar a cabo con mis experiencias dentro del campo de la animación lectora a través de talleres. Parece que la palabra “taller” ya indica su carácter informal, y es un punto en el que detenerse. Lo que para unos carece de importancia para otros es la fuente real de aprendizaje.

Tres son los talleres que voy a describir donde la literatura y el arte en su expresión más plástica y reflexiva tiene cabida dando paso a una indagación y tertulia dialógica que favorece desde procesos comunicativos a procesos de pensamiento que fluyen de manera casi inconsciente pero real y cuajando en la mente del participante.

Un proyecto de estas características lo que propone es una mejora cualitativa de la competencia comunicativa y lingüística a partir de procesos de escritura creativa, ilustración literaria como paso a nuevos alfabetos más visuales y digitales, desarrollo del pensamiento divergente con la apertura de nuevo vocabulario, apertura al imaginario colectivo y a la construcción social de conocimiento como acto de transformación social y cultural, favoreciendo inferencias, conociendo el poder emocional y por tanto el potencial de aprendizaje que transmite una narrativa, generando habilidades analíticas y críticas.

Comenzamos:

  • Taller de Kamishibai de inteligencia emocional: Se realiza una previa dramatización que presenta la cultura japonesa e introduce en particular el teatro de Kamishibai. Una vez sumergidos en esta narrativa comienza el storytelling donde se muestra un cuento con el formato típico de Kamishibai en A3 para trabajar la inteligencia emocional especialmente destinado a un público infantil. Se tratas de trabajar la autoestima y el autoconcepto como parte del desarrollo comunicativo del niño a través de elementos visuales, de historias que producen el contacto emocional entre el oyente, el contexto y el contenido. El formato es puramente inmersivo. Tiene las ventajas de un escenario donde se representa una obra y de una lectura visual impactante porque aprovecha elementos como el diálogo con el cuentero y la apertura de nuevos escenarios con preguntas abiertas y la visualidad y contacto con un formato puramente estético, con imágenes que acompañan la lectura. La ventaja del uso de kamishibai no se centra sólo en esa inmersión y animación lectora sino que aprovecha sus características físicas para ampliar las posibilidades de uso en lectores mayores permitiendo su propia construcción de la narrativa e incluso del teatro como resultado de la inmersión arquitectónica en ese nuevo espacio de aprendizaje: un kamishibai artesanal. Posteriormente al taller se habilita un espacio más creativo, dar rienda suelta a la imaginación, a aquella que se ha contribuido con la narrativa permitiendo a los oyentes construir su personaje favorito, su propio personaje original de la historia, crear, elaborar, reinventar a través, bien del dibujo o bien de origami, la construcción de un personaje del cuento que le haya impactado. En particular la opción del origami tuvo mucho éxito ya que permitía incluir un nuevo concepto asociado a la cultura japonesa que enriquecía el conjunto y con el que los niños se sentían muy cómodos procurado una experiencia contextualizada plenamente e inmersiva. El personaje principal de la historia, un erizo de mar, resultó muy sencillo de crear en papel y el punto mágico de la historia, que no desvelaré, también pudo personalizarse a través de la creación en origami. Un recuerdo que pudieron llevarse a sus casas para recrear el momento tan especial que vivimos y que me consta tuvo sus repercusiones a nivel personal en las familias.

kamishibai

  • Lectura interactiva del Alfabeto: Lectura de alfabeto animal con “Abezoo” (Carlos Reviejo,Javier Aramburu. SM) como paso para el conocimiento de las letras invitando a la interactividad con la tertulia dialógica al modo socrático de preguntas que favorezcan la comunicación de experiencias relativas a cada uno de esos animales que comienzan por cada letra del alfabeto y que permitan rememoración de aprendizajes realizados en otros entornos traídos a ese espacio lúdico y literario permitiendo el compartir, reflexionar e interactuar con otros participantes. Generando inferencias, relaciones y creando nuevos imaginarios colectivos y compartidos. El texto escogido permitía a su vez un desarrollo de la conciencia fonológica esencial en las primeras edades a través de poemas y rimas que con su musicalidad enriquecían la propuesta, invitando a la expresión oral con nuevas vías comunicativas. El taller se completó con el desarrollo de una actividad plástica con limpiapipas donde cada participante tenía autonomía y libertad para construir sus propios animales señalando su nombre, su letra inicial, sus características al tiempo que desarrollaban destrezas manuales y construían de manera conjunta un zoo. La inclusión de animales y de preguntas abiertas favoreció la implicación de la audiencia ávida de protagonismo para contar sus propias experiencias y enriqueció el proceso en diferentes direcciones: no sólo por el hecho de compartir y crecer juntos sino de establecer contacto emocional con otros participantes más retraídos que enseguida se contagiaron y participaron activamente. La actividad final de los limpiapipas sorprendió gratamente a todos, acostumbrados a una actividad exclusivamente de escucha y favoreció el objetivo primario de motivación lectora, donde algunos participante recorrieron la biblioteca en busca de libros relacionados con la temática para inspirarse y consultar por iniciativa propia.
  • Taller de contar historias. El taller comenzaba con la inclusión de un elemento de juego en el espacio bibliotecario. Se trataba de 5 dados artesanales, con dibujos vivos y coloridos, que se utilizaron para formar la narrativa. Cada dado suponía una parte de la historia, un poco siguiendo el estilo de las funciones de los cuentos maravillosos de Propp: personajes, escenarios, acción, objeto mágico y finales posibles. Para jugar, los participantes, debían tirar los dados y crear su narrativa a partir de las imágenes resultantes en cada dado. Previamente a este momento se realizó una simulación inicial donde se expuso el objetivo que se buscaba y cómo lograrlo. Con unas breves indicaciones y las imágenes de apoyo el objetivo quedó claro y los niños estuvieron deseando tirar los dados para crear su propia narrativa. Fomentar su autonomía y permitir que sean ellos los que elijan su narrativa era uno de los elementos fundamentales en el taller. Para culminar el proceso e interiorizar el contenido que se trabajaba se propuso el desarrollo ilustrado de una portada que mostrara los puntos clave de la narrativa, sobre la que se apoyaron para contar su cuento. Se trató, en definitiva, de un ejercicio de escritura creativa y visual, donde ellos mismos se convirtieron en storytellers. Permitió el desarrollo de la imaginación y la creatividad además de un aprender a comunicarse en sencillos pasos siguiendo el hilo conductor de la historia que marcaron los dados. El producto resultante fue la recompensa final por el aprendizaje adquirido y las competencias desarrolladas.
  • Talleres digitales: Un último taller que no pudo llevarse a cabo pero estaba previsto fue el de elaboración de  proyectos personales con la intención de contar algo a través de  blogs, carteles, tablones, etc. utilizando la  metodología BYOD (Bring Your Own Device). Motivar la búsqueda del centro de interés sobre el que trabajarán a través de una lluvia de ideas, investigar y explorar cada uno de manera individual su temática y ponerla en común en caso de trabajos colaborativos  y elaborar un producto digital con todo ello atendiendo a una rúbrica de todo el proceso siguiendo la línea del ABP pero insistiendo en el carácter informal y personalizado del taller que resta obligatoriedad y eleva el aprendizaje a algo propio y flexible con un flujo perfecto y constante de interés.

En conclusión, reuniendo en cuatro talleres cuatro maneras diferentes de acercar el aprendizaje en espacios diferentes, transformados para la ocasión, contextualizados e inmersivos que utilizan “lo dialógico” para contribuir a la transformación social y cultural, al aprendizaje compartido, al desarrollo de la inteligencia colectiva en lo que es <<otra manera de educar>>.


clara_corderoClara Cordero es maestra, investigadora y diseñadora de experiencias de aprendizaje en el campo de la gamificación, las metodologías activas, la competencia digital y e-learning. Inmersa en comunidades de aprendizaje donde aprender y compartir son sinónimos de proyecto personal y profesional.

La democracia se aprende ejerciéndola

La democracia se aprende ejerciéndola

Conecta13 Expandido

Nos parece importante reflexionar sobre el modo en el que podemos buscar espacios dentro de la institución escolar para que el alumnado pueda vivenciar verdaderas experiencias que le ayuden a irse construyendo como una persona crítica capaz de vivir con responsabilidad en democracia. En nuestro colegio lo estamos intentando y vamos dando pasos hacia un curriculum que nos ayude a educar ciudadanas y ciudadanos para una sociedad cada vez mejor y más libre.

Dar la voz al alumnado supone que aprendan a tomar responsabilidades y a cuestionar su modo de vivir en la escuela y de aprender, pero también supone permitirles que cuestionen los modos de construir escuela de los adultos y supone un enorme reto para quienes no hemos recibido una formación que nos prepare para la escucha de las niñas y niños y en la idea de que sus voces pueden ser auténticos agentes de cambio educativo.

El movimiento “Student Voice” parte del mundo anglosajón en los años 80 y considera imprescindible ayudar al alumnado a desarrollar su identidad a través de la participación, que puedan expresar lo que deseen, lo que les preocupa… y el reconocimiento de que en las propuestas de innovación educativa son “testigos expertos”, además de la necesidad de prepararles como ciudadanas y ciudadanos de una sociedad democrática.

También aquí en España a nivel institucional se han dado pasos en el sentido de implicar al alumnado en este sentido: vías de participación en Consejos Escolares, Educación para la Ciudadanía, o la figura de Delegada o Delegado de aula. Sin embargo ninguna de estas propuestas ha tenido un calado profundo en la vida de nuestros centros. Tal vez, porque dar verdaderamente la voz a nuestras criaturas supondría escuchar cosas que no nos iban a gustar demasiado, o que nos obligarían a movernos del papel de “Centro” de la institución.

La tarea de “enseñar democracia” es todo un reto que en nuestro centro nos planteamos con ilusión, pero también conscientes de la dificultad que supone una iniciativa de este tipo, ya que requiere que tanto el profesorado como las familias crean verdaderamente que se trata de una herramienta con un gran potencial educativo y que permite mejorar aprendizajes escolares y la construcción de personas integrales. Como docentes nos supone un desafío generar estos espacios de participación y sacar de ellos el máximo partido posible, sobre todo, porque nadie nos ha enseñado a hacerlo y en general no tenemos modelos de referencia que nos ayuden a embarcarnos en esta tarea sin desconfianza y con una cierta seguridad de éxito.

En ese camino que hemos emprendido, las asambleas de aula juegan un papel importante que nos está ayudando a descubrir que tenemos que ir perdiendo el miedo y que nuestro alumnado es capaz de tomar decisiones interesantes y se atreve cada vez más a plantear cambios y mejoras que podrían transformar nuestra escuela. Las asambleas de aula convergen a su vez en la Asamblea de centro que está formada por las Delegadas y Delegados de todas las clases del colegio, desde las de tres años hasta las de 5º, porque al ser un centro de nueva creación aún no tenemos alumnado de 6º. Me parece importante subrayar que la participación de las niñas y niños de infantil se produce en un plano de igualdad total con la de las clases mayores y que sus aportaciones nos parecen tan interesantes como las del resto.

La Asamblea de Centro es un espacio de aprendizaje de ciudadanía, pero del que sacamos también otro tipo de aprendizajes curriculares, por ejemplo, el hecho de llevar un cuaderno de actas que cada Delegada y Delegado rellena para compartir después con su grupo los acuerdos tomados, nos sirve de excusa para trabajar la competencia lingüística y “el acta” como tipo de texto.

asamblea_centro_cañabate

Que el alumnado que aún no domina el código escrito pueda participar de igual manera que los demás y escribir sus actas en cada asamblea lo posibilita el hecho de trabajar el aprendizaje de la lectura y la escritura desde el enfoque que parte de las investigaciones de Emilia Ferreiro sobre el aprendizaje inicial del lenguaje escrito.

También el ABP supone una herramienta fundamental en el proceso de dar la voz al alumnado, prueba de ello son algunos de nuestros proyectos: “Las elecciones a Delegadas/os”, “Queremos convertir el patio en un parque” o algunos otros, en los que las niñas y niños son quienes han decidido la temática sobre cual va a ser el proyecto sobre el que se va a trabajar. En el proyecto “Las elecciones” hemos investigado sobre la forma de gobierno de nuestro país, los partidos políticos, lo que es una campaña electoral y en clase cada niña y cada niño ha preparado la suya.

En lengua nos ha servido para leer y escribir eslogan, siglas y programas electorales y también interesarnos por las noticias de la prensa relacionadas con el gobierno, los partidos políticos, las elecciones, etc. También el lenguaje oral ha tenido su espacio con la presentación al grupo de los respectivos programas electorales y con un debate muy interesante que se nos planteó a lo largo del proyecto: ¿Es la escuela una democracia? Para el debate la clase se dividió en dos y buscaron argumentos a favor y en contra según el grupo que les correspondió. Después, de cada grupo, cuatro miembros recogieron todas las aportaciones para defenderlas frente al equipo contrario en un debate de lo más interesante que podéis ver en nuestro blog de aula “Gnomitas y gnomitos”.

También las matemáticas han tenido su lugar en nuestro proyecto al analizar los datos de las votaciones. Para eso hemos visto como se hace ese análisis en las de los mayores y hemos trabajado con números de más de 6 cifras y con el concepto de porcentaje y con las representaciones gráficas de los votos. Pero sobre todo, han sido capaces de reflexionar sobre cosas tan importantes como, si ellas y ellos serían capaces de tomar decisiones lo suficientemente maduras para poder formar parte de resoluciones importantes, o si tienen derecho o no a elegir sobre qué quieren trabajar en la escuela. Darles la palabra conlleva sus riesgos, si, pero casi siempre son riesgos solo si los miras desde la comodidad del poder. Cuando somos capaces de mirarlos desde la óptica del crecimiento personal que supone para todas y todos, se convierte en un auténtico disfrute. Cada vez tenemos más ejemplos que nos hacen creer que vamos por el buen camino.

El primer curso, los pequeñines pidieron poder disfrutar del patio de los mayores porque les encantaban las pistas y la zona del huerto. A los mayores nos daba mucho miedo, pero en todas las asambleas de aula se votó a favor de la propuesta, así que nos decidimos a intentarlo. Ahora es todo un lujo verlos disfrutar de todos los espacios del patio sin ningún tipo de cortapisa. Nos ha supuesto a los mayores un ejercicio de organización mayor y diferente, pero ha merecido la pena. Poco a poco han ido solucionando los desajustes que se producían cuando los mayores se apoderaban de las pistas y han sido las propias asambleas las que han ido aportando soluciones a cada uno de los problemas que han ido surgiendo.

En mi aula el curso pasado propusieron aumentar el número de días que querían trabajar por rincones de dos a tres, y aunque me supone programarlos cada dos semanas en lugar de cada tres, creo que ha merecido la pena. Fue además un ejercicio de acuerdo mutuo, ya que yo les pedí a cambio un esfuerzo mayor para evitar ruidos y en la recogida de los grupos y entre ellos se lo recuerdan cuando algún grupo no cumple.

A vivir en democracia se aprende viviéndola y la institución escolar tiene la obligación de plantearse cómo caminar hacia ella.


carmen_cañabateCarmen Cañabate, maestra de Primaria en el CEIP Clara Campoamor de Huércal de Almería. Licenciada en Psicopedagogía por la UNED, asesora de primaria en el Centro de Profesorado de Almería (2004-2012). Coordinadora y formadora de varios cursos relacionados con diferentes temáticas: ABP, Coeducación, Bibliotecas, Interculturalidad, Competencia Lingüística. Tutora de Teleformación de la plataforma del INTEF y CEPIndalo. Directora del Congreso “Leer para aprender en la era digital” organizado por el MEC.

Aulas con Poesía

Aulas con Poesía

Conecta13 Expandido

En ésta, mi primera entrada en este blog, me gustaría compartir con todos vosotros un libro que a mí me está ayudando mucho en mi trabajo como maestro de Educación Primaria.

No es otro que A POESÍA NECESARIA (Lectura e creación poética dentro da aula) de Antonio García Teijeiro, un profesor que es escritor, o un escritor que es profesor, no lo sé muy bien, un poeta que les enseña a los niños y niñas que la poesía también es alimento.

En este libro asistimos a una reflexión lúcida y llena de luz alrededor de la importancia de la poesía, de la palabra, de las buenas historias y de la fantasía en nuestras vidas.

Está claro, como dice Gabriel Janer Manila, que la escuela no tiene como objetivo fundamental hacer poetas, pero sí, por medio de las maestras y maestros, tiene que intentar que niños y niñas que amen la poesía.

En este momento, supongo, que algunos de vosotros (espero que no muchos) se están preguntando “POESÍA, ¿PARA QUÉ?” Es una pregunta poco frecuente, que puede tener muchas respuestas. Busquemos una que suene bien, “porque no debemos descuidar la formación estética de los alumnos, el desenvolvimiento de su sensibilidad y la capacidad de seguir creciendo interiormente”. Suena bien, ¿eh?

Dice Carmen Gil (2003) que la poesía “nos acerca a un nuevo modo de ver e interpretar el mundo para hacernos seres humanos más completos”. Vivimos en una sociedad materialista, individualista, utilitarista (¡cuantos istas!) y demasiado pragmática, por lo que el calor de la palabra poética, su intensidad ética y estética juega un papel de equilibrio que se hace absolutamente necesaria

Estamos de acuerdo todos (¿o no?) en que los niños y niñas pasan demasiado tiempo en el colegio, que los programas educativos son muy extensos y se hacen demasiado densos, y por ello los maestros nos olvidamos muchas veces de que existen actividades artísticas imprescindibles en el desarrollo de nuestros alumnos como personas. Y dentro de estas actividades está la poesía, olvidada muchas veces, porque no sabemos como desenvolverla en clases o incluso no nos atrevemos.

unnamed

Ya lo dice Fran Alonso (2006): “si crees que la poesía es un género de tres o cuatro locos, te diré que yo, por ejemplo, no me considero un loco. Yo lo paso realmente bien leyendo poesía”, “La poesía no muerde, te lo juro. Ni siquiera tiene dientes”. Por lo que tenemos que perder el miedo, porque, no lo olvidemos, a los niños les gusta la poesía. Somos los adultos los que tememos perdernos por los caminos poéticos.

No estoy hablando de ser poetas, sino de ser personas a las que le gusta la poesía y gozan con la palabra y sus múltiples posibilidades. Animemos a los niños y niñas, incluso nosotros mismos, a que no tengan prejuicios a leer los poemas en voz alta, a los compañeros de clase, a los padres, a los hermanos…

Para introducir la poesía en las aulas, tenemos que introducir y conjugar un verbo especial: el verbo CONTAGIAR.

Un maestro, que pretende ser buen maestro, ha de contagiar entusiasmo, sea cual sea la asignatura que imparta. Y si hablamos de poesía, el contagio se hace imprescindible. Nuestros alumnos tienen que percibir que creemos en lo que les estamos proponiendo. Debemos ser conscientes de que no se contagia aquello en lo que no se cree.

¿POR QUE NECESITAMOS LA POESÍA? La poesía nos permite creer en los peces de colores, en esas ilusiones que los adultos solemos deshacer con suficiencia. Necesitamos poesía para escuchar los silencios, ahogar la tristeza, mojar con lluvia de palabras las esperanzas que se secan. Con la poesía imaginamos calles de miel y edificios de chocolate. Necesitamos los poemas para nuestro equilibrio emocional. Los seres humanos necesitamos descubrir tesoros, reconstruír o inventar las cosas que conocemos, sacarlas del olvido y transformarlas.

La poesía es y será necesaria, pero esa necesidad habrá que crearla si no existe.

Después de todo esto, necesitamos seguir preguntándonos ¿por qué es necesaria la poesía?

La poesía no debe estar en el aula para llenar tiempos muertos, ni será llevada a los alumnos y alumnas con incursiones esporádicas. Los niños y niñas han de contar con ella, saber que la tienen cerca. Deberá ocupar un hueco definido claramente en la programación del maestro, quien no debe utilizar, para no comprometerse, la disculpa de la falta de tiempo, de la amplitud de temario ni de las dificultades propias del curso.

Para eso deberé:

  • racionalizar el temario
  • procurar prioridades
  • eliminar el accesorio
  • gozar de las propuestas, totalmente convencido de que son necesarias

Ya sé que no es fácil introducir la poesía en las aulas. Hay mucha confusión y falta de información, por eso, demasiadas veces lo poético acaba siendo una anécdota dentro de la labor del profesorado. Está claro que se puede hacer una planificación más acertada de este asunto. Cada persona que reflexione sobre esto llegará a múltiples conclusiones, todas ellas válidas.

photo-1416339276121-ba1dfa199912

Vamos intentar dar, sin ánimo de asegurar éxito ninguno, unas ideas o pasos para introducir la poesía en las aulas. Pero, no lo olvidéis, no son fórmulas mágicas.

Como primer paso, no estaría mal ambientar el contorno. Llenar de información poética las paredes del aula, una mesa en una esquina con libros de poesía. Tampoco estaría de más poner poemas en música en momentos determinados. Crear, pues, un ambiente físico favorable a la poesía.

Una vez esbozado lo que puede ser una ambientación física del aula, vamos con los otros pasos para acercar la poesía al maestro o maestra. Veamos estos pasos:

  1. Aprovechar el rico legado de la literatura popular. Hablamos de trabalenguas, adivinanzas, mentiras, diálogos, canciones de rueda, nanas… Con construcciones sencillas, con la rima todas estas muestras on un primer paso necesario para entusiasmar a los niños.
  2. Acercamiento a los poetas que con cariño y respeto escriben para niños. Debemos buscar calidad.
  3. Los cuentos rimados. Si se leen con gracia, jugando con las situaciones que el cuento presente y se hace de manera lúdica y sonora, el éxito está asegurado.
  4. Cantemos canciones populares, poemas en música o simplemente canciones sin adjetivos.
  5. Poner a nuestros alumnos en contacto con poetas clásicos que, sin escribir para niños, pueden gozarlos y entenderlos.
  6. Conocer los romances.
  7. Familiarizarnos con los poemas sin rima.
  8. Leer y mostrarle a los alumnos poemas de compañeros escritos en otros centros.

Otro día hablaremos de la creación poética en las aulas. Pero mientras tanto nosotros, en clase, seguiremos siendo trovadores y juglares, seguiremos jugando con la poesía.

LITERATU…QUE?

GALEGUIZANDO


photoJosé Antonio Fraga, maestro de Educación Primaria por la Facultad de Ciencias da Educación de Ourense. Universidad de Vigo. Actualmente, profesor en el Tercer Ciclo de Educación Primaria del C.P.R. Plurilingüe Luis Vives de Ourense.

Ha podido contribuir y aprender, colaborando en diferentes proyectos muy interesantes como: “El sonido que habito“, “Cero en conducta“, “Un paseo con Machado”, “Kuentalibros”, “El barco del éxito”, “Piénsame el amor y te comeré el corazón”. Administrador de blogs como “Quietos e calados” y “Educación se escribe con H (h de humor)”.