No siempre hay que guardar el móvil en clase

No siempre hay que guardar el móvil en clase

¿Qué hace un biólogo como yo en un sitio como este? Esta pregunta, de seguro, se la realizará un número considerable de personas que se han dedicado a la ciencia y a la investigación, aunque su pasión interior es la enseñanza y la educación. Y es en ese pequeño grupito donde me encuentro actualmente.
Ser científico no implica que desees pasar tu vida en un laboratorio; para muchos es, más bien, el deseo de investigar en profundidad un campo de conocimiento para después poder mostrárselo a los demás y conseguir que lo comprendan.

Tomando esto como referencia, existe una disciplina pedagógica encargada de la enseñanza y aprendizaje de las ciencias, denominada “Didáctica de las Ciencias Experimentales”. Y es en este ámbito en el que nos vamos a mover a lo largo de este artículo.

Dentro del campo de la Biología, tradicionalmente el interés de estudio por parte del alumnado se ha dirigido hacia el reino animal, relegando al reino vegetal a un segundo plano. Sin embargo, sin las plantas, nuestro día a día sería prácticamente imposible: son fuente de oxígeno, esencial en nuestro metabolismo; y también mejoran nuestra salud, tanto en ingestión directa como a partir de los principios activos que contienen y que se han aislado y sintetizado.

A pesar de esto, los jóvenes estudiantes sienten una falta de interés hacia las plantas, prefiriendo saber más sobre animales, tal como apunta un estudio realizado por Strgar en 2007. Y junto con esto, se ha documentado que en concreto, los alumnos encuentran dificultades en el aprendizaje de las adaptaciones vegetales a los entornos en los que crecen.

Precisamente, las dificultades en el aprendizaje de conceptos y procesos, junto con la posible carencia de transmisión, por parte del profesorado hacia el alumnado, de la importancia de los vegetales en nuestra vida y la falta de soluciones para dichos problemas, pueden generar la falta de interés existente hacia estos temas.

Sin embargo, una fuente de herramientas para abordar estas dificultades la podemos encontrar en la tecnología. Los recursos digitales pueden suponer una gran ayuda para los alumnos y alumnas, ya que de esta manera pueden tener acceso a materiales audiovisuales impactantes y llamativos que despierten su curiosidad y faciliten la comprensión de los contenidos.

En base a esto, dado el auge de los teléfonos inteligentes y las tabletas, constituyen un método de enseñanza y aprendizaje, aprovechable para el estudio de las adaptaciones vegetales.

Por otro lado, gracias a las bondades de la tecnología móvil, he podido desarrollar una aplicación para sistemas operativos Android titulada “Descubre y aprende el Reino Vegetal”, que pretende aclarar y enseñar a los alumnos y alumnas las características de las adaptaciones vegetales, mediante las actividades y mecánicas de clase que se incluyen en dicha aplicación. La base metodológica que sustenta esta herramienta es el aprendizaje basado en problemas y por indagación, que generará una mayor participación por parte del alumnado y un mayor interés por la ciencia. Además, esto se verá complementado con el trabajo en grupo necesario en las actividades que se proponen.

La aplicación diseñada consta de varias secciones claramente diferenciadas, dependiendo de los contenidos que se abordan:

  • Adaptaciones generales: se ubican las actividades cuya temática se basa en la enseñanza y reconocimiento de las adaptaciones de los vegetales, según los distintos ambientes en los que vivan.
  • Tropismos: en esta sección se encuentran las herramientas necesarias para diseñar un pequeño experimento que evidencie la existencia de movimientos vegetales según estímulos luminosos o gravitatorios.
  • Otras herramientas: bajo este nombre se agrupan funciones de distinto tipo. Por un lado, un crucigrama interactivo que repasa los conceptos de adaptaciones y tropismos; también una herramienta que permite el envío de correos electrónicos por parte del alumno al profesor en caso de dudas en casa; existe la posibilidad de descargar apuntes sobre los conceptos básicos de adaptaciones y tropismos en el apartado “descargar apuntes”; finalmente, en “información” se encuentran diversos datos estructurales de la aplicación.

En la siguiente infografía interactiva, se explica en qué consiste cada una de las actividades. Tan solo debes pasar el ratón sobre cada uno de los iconos para que se muestre la información.

Al igual que un prestigioso chef, que prueba cada una de sus creaciones para saber si funcionan y si consigue deleitar el paladar de sus comensales, nosotros debemos probar nuestros proyectos y analizar su eficacia. Y así se ha procedido con esta aplicación.

Los resultados obtenidos con estudiantes de la asignatura de “Biología y Geología” de 1º Bachillerato de un instituto de Educación Secundaria de Granada, revelan que el aprendizaje y comprensión de los contenidos tratados mejoran significativamente. Esto se refleja en el aumento de un 17% en el número de aciertos obtenidos al contestar a un cuestionario realizado para los contenidos biológicos abarcados. Dicho test fue realizado antes y después del uso de la aplicación en clase.

Junto con esto, los estudiantes manifestaron su opinión sobre la dinámica de clase y sobre las actividades realizadas. Todos mostraron una respuesta muy positiva y pedían que se repitiera más a menudo esa mecánica, puesto que les suponía menos esfuerzo aprender y aumentaba su interés, según manifestaron.

Como hemos visto, nuestros estudiantes desean conocer el mundo que les rodea, aunque muchas veces carecen de motivación académica, de herramientas atractivas y dinámicas atrayentes. Hemos de cubrir sus necesidades, a la vez que favorecemos un aprendizaje duradero y significativo para el alumnado, algo que es posible conseguir con recursos cercanos a ellos y ellas en su ámbito diario.

Referencias

Reflexiones

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *