Cómo tener éxito en tu Flipped Classroom

Cómo tener éxito en tu Flipped Classroom

por Miguel Ángel Ariza

Para nosotros, entregar la información de nuestras lecciones como tarea, y pasar el tiempo de clase trabajando y construyendo el aprendizaje, es uno de los objetivos del Flipped Classroom (FC), pero no es el único.

15272625_e385a7069f_oAlgunos autores piensan que el objetivo del FC es mejorar los resultados de los estudiantes, ofreciendo mecanismos más atractivos , con una atención individualizada y un mayor impulso en el aprendizaje de los estudiantes. Y están en lo cierto.

Sin embargo, cuando los docentes publican sus lecciones on-line como tarea de casa y liberan el tiempo de clase para otras actividades, es cuando el FC puede convertirse en una experiencia exitosa,pues este nos permite introducir estructuras de trabajo y metodologías que fomente y desarrollen habilidades como:

 

 

  • Aprendizaje activo
  • Pensamiento crítico
  • Trabajo colaborativo
  • Resolución de problemas
  • Aprendizaje basado en proyectos

En este sentido, Jerry Overmyer, pionero en el trabajo en FC, nos propone cinco ideas para optimizar la aplicación del FC:

  • Potenciar desde el principio la interacción cara a cara.
    • Uno de los errores más comunes al empezar a trabajar FC es invertir mucho tiempo en la creación de los vídeos , descuidando el trabajo de interacción en el aula. La primera reflexión que debemos hacernos es en qué vamos a emplear el tiempo que no dedicamos ahora en “explicar la lección”
  • Diseñar “vídeos” breves y productivos.
    • La novedad del video hará que nuestras lecciones resulten interesantes a nuestros estudiantes. Pero no debemos olvidar que un video que supere los 10 minutos producirá que los estudiantes pierdan el interés; debemos concentrar en ese tiempo las ideas que consideremos más importantes.
  • Realizar curación de contenidos.
    • La red es una clara fuente de recursos, podemos encontrar vídeos con lecciones diseñadas por otros docentes que ya está usando FC. Esto puede facilitar e inspirar nuestro trabajo. En ocasiones introducir una nueva voz en nuestras clases puede ser muy positivo.
  • Informar a las familias.
    • Debemos evitar generar desconfianza o escepticismo en las familias. Cuando introducimos cambios importantes en el funcionamiento en el aula es bueno tener de nuestro lado a las familias. El FC puede generar en las familias la falsa idea de que vamos a “flojear” mientras dejamos que internet haga nuestro trabajo. Es mejor informarles de qué vamos a hacer, cuáles son nuestros objetivos y qué beneficios vamos a obtener.
  • Establecer metas graduales.
    • Los cambios en educación deben ser graduales, cuando queremos dar un giro a nuestra forma de trabajar está claro que hay que hacer una apuesta firme, pero no debemos olvidar que es recomendable organizar un story board adecuado y no debemos precipitarnos. Podemos empezar con algunos vídeos. Overmyer dice: “Prueba un video con los estudiantes una semana para que lo vean durante la hora de estudio, o simplemente crea algunos videos para que los estudiantes pueden utilizarlos en la preparación de un examen“.

Está claro que los resultados que los docentes están obteniendo con FC son positivos y que FC está generando una nueva corriente educativa. Pero debemos ser conscientes de la inversión que debemos realizar y es mejor tener unas pautas concretas y claras antes de comenzar a trabajar.

Ánimo y suerte.

Imagen de Zac Wasielewski. Adaptación de la entrada “5 Ways to Ensure Successful Flipped Learning” de Nicole Krueger.

Se habla de...

9 comments

  1. No es mi intención tener una actitud excesivamente pesimista en relación al FC. De hecho considero que se trata de una formulación práctica y muy útil de antiguas perspectivas pedagógicas, como pueden ser las propuestas por Freire, Dewey o Vigotsky, entre otros.

    Ahora la novedad quizás esté dada por la mediación tecnológica. Y es precisamente esta mediación la que me sugiere interrogantes relacionados con la integración de las nuevas tecnologías en las escuelas e institutos. Por ejemplo, ¿cómo desarrollar FC en un instituto en el que el uso de aparatos móviles (teléfonos y tabletas) por parte de los alumnos está prohibido de manera expresa en el reglamento de régimen interno? Además, en las aulas suele haber un sólo ordenador conectado a una pizarra digital (y no en todas las aulas), y los alumnos sólo pueden hacer el trabajo conectado en red en las clásicas aulas de informática (generalmente ocupadas en la parrilla horaria casi en su totalidad por el departamento de tecnología). A esto podemos agregar que en los institutos, como el que yo trabajo, que están situados en zonas socialmente deprimidas, un gran número de alumnos no tiene conexión a Internet en casa y muchos ni siquiera ordenadores.

    Me parece importante subrayar la existencia de estas limitaciones reales, porque en el caso de ignorarlas corremos el riesgo, desde nuestros blogs, de estar haciendo una suerte de difusión de las bondades del uso de las nuevas tecnologías, de una manera ascéptica y descontextualizada de la realidad concreta de nuestros alumnos y de nuestras aulas.

    Por otra parte, creo necesario pensar en los aspectos del FC que se alejan de una perspectiva auténticamente innovadora. Aunque desplazado el visionado de vídeos al domicilio del alumnado, el carácter expositivo de los contenidos y la posición centralizada del docente se sigue manteniendo. Por la tarde, en lugar de empollar un libro de texto, habrá que ver con atención lo que el profe dice en el vídeo, que seguro que entra en el examen.

    Observando la cultura institucional profundamente arraigada en los equipos docentes, me temo que será altamente probable que las tareas ahora desarrolladas en clase acabarán siendo actividades de refuerzo para consolidar los contenidos de los vídeos vistos en casa.

    Soy consciente de estar planteando situaciones extremas, las cuales indudablemente pueden ser matizadas. Ciertamente la conversión de los contenidos expositivos en tarea, y la liberación del espacio horario de las clases para actividades prácticas y colaborativas, así tomada en su formulación aislada, resulta una propuesta positiva. Sin embargo, permítaseme dudar sobre la compatibilidad o coherencia entre la FC y una propuesta pedagógica basada en la construcción de proyectos, o en la inclusión de aprendizajes expandidos o informales.

    Naturalmente siempre está la posibilidad de utilizar diferentes estrategias de manera complementaria. En este caso sólo me atrevo a formular dudas, dudas críticas (o como diría Descartes, dudas metódicas)

    Finalmente me queda agradecer a Conecta 13 esta adaptación del artículo de Nicole Krueger, Un saludo de un seguidor incondicional :-)

    Alejandro

  2. Juan Carlos Palomino says:

    Hola Alejandro.
    He leído tu comentario y me gustaría hacer alguna pequeña aportación.
    En primer lugar hay que superar las prohibiciones que se hacen con el uso de tabletas y móviles. Son una pontente herramienta didáctica que hay que aprovechar. Además si la escuela educa para el futuro y para la vida, ¿por qué no se utilizan las herramientas que el alumnado utiliza fuera del colegio? No podemos dejar la tecnología colgada en la percha de la entrada del colegio.
    Por otro lado, la FC se basa en la idea que el alumnado sea parte activa de la clase, no un armario más. Se pide que participe, que trabaje, que sea el centro de toda práctica educativa.
    La grabación del vídeo es importante, pero más importante aún es la interacción entre profesor y alumno.
    La idea fundamental es la siguiente: explicamos el contenido en clase, durante toda la hora, y luego les mandamos la tarea para casa. Cuando están en sus casas comienzan a aparecerles las dudas y no tienen a nadie que les puedan ayudar, a no se que empiecen a ir a clases particulares. Lo que la FC propone es todo lo contrario, ver el contenido en su casa (al menos una parte de él) y trabajar en clase con el apoyo del profesor. De esta manera siempre tendrán una guía y una orientación cerca de ellos. Además se atenderá mucho mejor a la diversidad y se realizará una atención más individualizada.
    En cuanto a la falta de ordenadores en las casas, no es un problema insalvable. Recuerdo cuando era pequeño que poca gente tenía una enciclopedia en su casa, pero aún así, si había interés, éramos capaces de conseguir una, bien porque nos íbamos a la biblioteca municipal o bien porque el centro ponía a disposición esos medios. ¿No podemos hacer ahora lo mismo? Las localidades y municipios disponen de centros TIC o aulas multimedia. Los centros educativos también. ¿Cuándo vamos a pensar en una escuela abierta que deje de infrautilizarse y puede estar a disposición de la comunidad educativa?

    En fin, es solo mi punto de vista.
    Un saludo.

    • Estoy de acuerdo Juan Carlos en todo lo que dices, y en todo lo que se plantea en esta magnífica entrada que ahora comentamos. Solo pretendía hacer un poco de abogado del diablo, quizás por la impresión de que, cuando una propuesta vinculada a las nuevas tecnologías se difunde y se pone en boga, suele convertirse en una especie de receta milagrosa, obviándose los matices y las dificultades. Son justamente observaciones como las que tú haces las que a veces hacen falta precisar.
      Gracias por tu aportación
      Alejandro

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *